Para DAG

El camino está lleno de todo, hasta el vacío es grande si así dispongo que sea, tras los cristales, mil artilugios de felicidades a medias, curas mágicas, fertilizantes para humanos, líquidos embotellados, papeles sueltos, piedras brillantes, mercaderes silenciosos.

Camino de la mano con mi presente, voy sonriendo en el infinito camino, hace un tiempo, nada me quita la sonrisa. ¿no es maravilloso eso?

Por mi lado pasó mi pasado, juro solemnemente que no tenía intención alguna que eso sucediera, hace mucho tiempo dejé de pensar en aquellos ojos dulces que me regresaron las palabras, esos ojos no me dolieron jamás, siempre eran tierno recuerdo. Sin embargo, ahí estaban, chocando con los míos, quizá reflejando la misma sorpresa.

No querido, por fuera no luzco igual, pero te aseguro que por dentro, está la misma mujer, un poco dormida, quizá insomne, pero la misma mujer, sólo que ahora es feliz y sabe decidir por si misma… tal vez eso la haga distinta… no, soy la misma, esa que descubriste, pero ahora si vive.

Hace años supe que eras feliz, fue aquel que te dio el nombre el que me dio las noticias y mi corazón se llenó de dicha, te lo merecías, aunque en ello se me fue un pedazo de alma.

Quiero que sepas, que finalmente soy feliz, con esa felicidad que me deseaste y que sé que era franca, esa que un día me enseñaste que existía.

No querido, por fuera no luces igual, pero tu aura me dice que sigues siendo el mismo, esa huella indeleble de mi pasado, esa gota de dicha que me mantuvo a salvo en el mar del sufrimiento, esa voz que me obligó a soñar nuevamente.

Por muchos años lamenté el tomar el camino equivocado, porque tenías razón, estaba equivocada, por años quise pedir perdón por ser cobarde, pero ahora sé que todo me llevaba al punto que estoy hoy, en el que estas hoy. No hay curiosidad, no pretendo buscarte, solo dejó marca de ese instante. Tu eres de los que sabe que lo hago por escrito… No querido, ya no lo hago porque no puedo hablar, ahora es porque amo hacerlo de este modo, las palabras se quedan fijas, no se las lleva el viento.

Gracias por no quitarme la mirada, por la sonrisa, por ese saludo al pasar, tan sorprendido, por voltear junto conmigo, esos pequeños gestos me dijeron, que tu recuerdo me guarda sin rencor… que me recuerdas y por estos años, que me recuerden con un poco de afecto, es muy importante.

Escribo esto por instinto, por impulso, con la certeza de que nunca tendrá respuesta.

Te abrazo en la memoria


Querido DAG, ¿te acuerdas que te llamé así alguna vez?
Fue lindo verte...

Creative Commons License

No hay comentarios.: