Gustos, modernidad, cosas de pájaros




Después de mucho tiempo, no quiero decir años para evitar se deduzca mi edad, volví a la ciudad que me vio nacer; ciudad hermosa, soleada, con una extensa playa muy cerca de todas partes.

Recordé en mis primeros días de visita, los paseos que solía hacer después de mis clases (o durante, cuando faltaba a ellas). Uno de esos paseos, mi favorito, era ir a mirar los pájaros en la plaza del centro, por que curiosamente, mi ciudad, no tiene “Plaza de Armas”... La Catedral, tampoco tiene una plaza, como en otras ciudades, la verdad, mi ciudad, carece de muchas plazas...

Al llegar a ella, descubrí con asombro, que la habían remodelado, “modernidad” le llamaron, me pregunto que diría de eso en que la convirtieron, el héroe naval al que le debe su nombre, bajo ella cavaron un gran estacionamiento, ya no habían adoquines, en su lugar pusieron cerámicas y lajas, la pileta ya no estaba, en reemplazo de esta, diseminadas por el lugar cuatro o cinco pequeñas piletillas de marmolina sin agua, los árboles y palmeras, diezmados, la verdad, solo quedaban tres de los de antaño, en esos que me subía para imaginar que era una mas de la bandada del lugar..... me la habían convertido en una plaza de cemento, cosa, que estando en la ciudad en la que nací, es casi un tormento para sus habitantes, dado que el sol, la cubre constantemente... Ironías de los paisajistas??? quizá.


Me senté en una de las nuevas bancas (tampoco estaban las que recordaba), a mirar a los pájaros, pues a eso fui, Jotes, Patos llecos y palomas, erradicados de sus hogares, de sus dominios vegetales, al igual que los humanos se vieron forzados a armar condominio en la torre del centro de la plaza, y en los patrimoniales edificios aledaños.


-Cosa rara la de los pájaros- pensé en voz alta, a lo que una señora, sentada a mi lado respondió -nada es como antes, hay que deshacerse de esa plaga- enojada tomo sus cosas y se largó.


Es verdad, nada era como antes, lo estaba viendo, pero me quede pensando ¿a que plaga se refería?, es cierto que los pájaros, dejan su marca blanca por todas partes, la de algunos es realmente fétida y difícil de quitar, pero no creo que sea una plaga, tal vez se refería a los “modernistas” eso que quitan todo lo bello y simple, las casas de otros seres, le restan rincones a la naturaleza, poniendo complejas estructuras aduciendo que es lo de moda, “lo que se usa”.


Medite bastante rato, no sin pensar de vez en cuando que podría estar volviéndome loca a causa del shock que me produjo el nuevo paisaje.


¿Estaba segura de que es la plaza que buscaba y la ciudad en que nací? ¿Hasta donde llegarían los cambios?, pero lo que mas me preguntaba ¿dónde estarán mas cómodos, en los árboles, en las torres o en los edificios? Cuestión de gustos creo yo, gustos de pájaros tal vez.



Nota de la autora: Este relato fue creado tras la inauguración de los estacionamientos subterráneos de "Plaza Prat" en Iquique. Ya han pasado varios años desde que escribi este relato, solo le he quitado una linea al texto original y le he cambiado el título, todo lo demás, sigue igual... Tambien la plaza.


Creative Commons License

No hay comentarios.: