La plaza del silencio

Llego a la plaza, una plaza amplia llena de árboles y fuentes, no hay pájaros ni gente, sólo verde de plantas y grises de piedra.

Es una plaza enorme, me parece más enorme sin la gente y el silencio ensordece, te toca los huesos... se expande a los músculos y de vueltas en el estómago.

"La plaza del silencio la llaman" y nunca entendí por qué, está en medio de tribunales y edificios empresariales, creo que la desesperanza se llevo la vida de la risa de los niños y el canto de las aves, las flores se resisten y no se abren y presiento que los árboles no huyen sólo por que no pueden.

De verdad es que es bastante amplia, ya no se dónde termina, el silencio me dejó finalmente sorda y fría, no escucho mis pensamientos, tal vez no pueda emitirlos... me siento rígida y a la vez liviana... del pelo me brotan hormigas y mis dedos están cubiertos de hojas... mi cuerpo está áspero y mi ceno cobija un nido vacío.

No se cuanto tiempo estuve sentada en el silencio, pero me enraicé al suelo y me volví árbol... es recién que entiendo muchas cosas.....

(Detalle de "Tierra roja" Hans Braumüller)

1 comentario:

wonderguri dijo...

muy interesantes tus relatos, te felicito! Cuando quieras te invito a leer algunos de los míos en mi Blog.

Saludos