Microcuento... Ranas y realeza

Durante mucho tiempo sólo lo miraría de lejos, al conocerse, pasaría otra larga cantidad de tiempo de solo bañarse juntos en el estanque, con la luz del sol como testigo y sus pieles húmedas brillando bajo la cálida luz.
No eran iguales, en eso estaba de acuerdo, pero lo que había en su corazón era más importante que cualquier diferencia impuesta, nada más que amarle le importaba.Después de estar mucho en silencio y con el corazón repleto de amor se decidió a hacer lo que siempre había soñado, tomó valor de donde no lo había, se resistió a los gritos de su vientre, se acercó a sus labios y lo besó... por fin el príncipe era una rana.

4 comentarios:

Päblo dijo...

:O
creo q lo habia escuchado :S ai no se :s
es tuyo? :O
porq es genial

Mi microcuento favorito:
El Dinosaurio:
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí


Cuidate
szia

Carolina González Velásquez dijo...

El microcuento es mio... hay tres cuentos del mismo tema, uno chino, otro tradiciona (no se de dónde) y uno de mi amigo Vicente Vasquez "chente"

No es copia, es casualidad, me enteré de eso tiempo despues de publiarlo en un foro.

gatoaviador dijo...

Microcuentos, muy buena idea.
No te preocupes, si lo escribiste de corazón esa coincidencia implica abordar temáticas universales.

Dolce vita para il cuore.

pedro aróstegui.

Yosmary dijo...

Hola carolina,
No me dejastes tus correo para enviarte el código y además decirte como crear tu botón creativo!
Saludos
yosmaryderausseo25@yahoo.com